Un empleado motivado aporta el doble de valor que un empleado desmotivado. Por lo tanto, pasar de una plantilla de empleados desmotivados a una plantilla de empleados motivados puede duplicar el valor que estos producen, haciendo que la empresa sea más productiva y más eficiente. ¿Ya no sabes qué hacer con los empleados desmotivados ? Sigue leyendo.

Dejarles claro el valor que aportan a la organización

Lo último que tu empleado quiere se sentirse como un ordenador o una silla. Hazles saber lo importantes que son para la organización y el valor que aportan. Esto no solo mejorará su motivación (¿A quién no le gusta sentirme útil y especial?) sino también su compromiso por la empresa, ya que este realmente notará que la empresa lo necesita.

¿Por el caracter de tu organización tienes problemas para dejarles claro el valor que aportan? ¿O quieres reforzar todavía más para que vean el valor de una forma más palpable? No pasa nada, podemos “hackear” esto con un juego. Existen herramientas gamificadas que a través de elementos de juego escenifican el valor que cada empleado aporta. Imagínate que cada empleado gestiona un edificio virtual en un juego, y este edificio crece cuando cumple sus objetivos y avanza en sus proyectos. Además puedes ver la ciudad entera con todos los edificios de todos los empleados. El empleado podrá ver que su trabajo está aportando valor aunque sea a un lugar virtual y su motivación mejorará. ¡Esto es gamificación! Puedes aprovecharte del poder del juego para que el valor aportado sea más visible.

Qué hacer con los empleados desmotivados Clic para tuitear

Otorgarles feedback de manera continua.

lean

Imagínate que eres un estudiante y que realizas exámenes todos los días pero nunca te dan las notas de esos exámenes. ¿Cómo sabes si tienes que mejorar en algún área? ¿Cómo sabes si lo estás haciendo bien? Pues ese es el día a día de muchos empleados. El feedback continuo es vital. Por esta razón las evaluaciones de desempeño deben ser periódicas y frecuentes: una única evaluación anual es totalmente inútil.

Y no sólo se trata de reducir los problemas y perseguir la excelencia, sino de reconocer el trabajo bien hecho.  El 79% de los empleados que abandonan una organización lo hacen porque no se sienten reconocidos en su trabajo. Si alguien realiza un trabajo excelente, no quiere más dinero, quiere que se le tenga en cuenta. El feedback es una de las claves de la gamificación. ¿Has probado a insertarla en tu organización? Aquí tienes una guía para aplicar gamificación en tu empresa en 5 pasos, y también te recomendamos echarle un vistazo a la herramienta Zeppelean.

Prácticamente todos los líderes saben que deben otorgar feedback. Si no lo hacen no es por ignorancia o maldad, es por falta de tiempo. Esta es otra de las grandes ventajas de utilizar elementos de juego en la empresa: el feedback es automático. Los empleados reciben mensajes de enhorabuena y recompensas virtuales de forma automática al cumplir los objetivos. De esta manera los jefes siguen luchando en sus batallas diarias, y los empleados no pierden la motivación por falta de feedback.

Hazlos crecer profesionalmente.

Según la psicología positiva, una de las claves de la felicidad es el sentimiento de progresión, ser conscientes de que estamos mejorando y de que estamos creciendo (en este caso, creciendo profesionalmente). Confiar en los empleados, darles nuevas responsabilidades, otorgarles autonomía, formarlos, ascenderlos… son claves esenciales para el crecimiento y la motivación del empleado.

El problema de la formación actual: el mundo cambia muy deprisa y la formación es cara. Debemos encontrar nuevos modelos para que la formación sea más económica y que se le saque más provecho. Digitalizando la formación podemos ahorrar mucho dinero (practicamente puedes hacer 3 formaciones al precio que antes hacías una), y además si la herramienta presenta elementos de juego aumentarás la retención del conocmiento.  ¡Ese es precisamente la función de Zeppelean Academy! Échale un vistazo.

Fija objetivos.

Gamificación en los Recursos Humanos

Trabajar sin objetivos claros es como vagar por el desierto sin rumbo fijo. Al final sientes que nada de lo que haces tiene sentido. Imagina que estás jugando al parchís pero nadie te dice que el objetivo del juego es meter tus cuatro fichas dentro de la casilla central. Acabarías haciendo muchas acciones (la mayoría totalmente inútiles) hasta que te cansaras. Con nuestro día a día ocurre lo mismo. Saber que tenemos unos objetivos y progresar hacia ellos es uno de los factores que nos motiva a trabajar de forma más eficiente.

Mejora el clima laboral.

El puesto de trabajo es el lugar en el que los empleados van a pasar gran parte de su día a día. ¿No sería conveniente convertir ese lugar en un espacio agradable y familiar?

Mejora la comunicación y la empatía.

Lean en Recursos Humanos

Como ya hablamos en el post El precio oculto de la mala comunicación interna, una buena comunicación sirve para evitar malentendidos, incertidumbres, y dejadez laboral, además de solucionar problemas. Una buena comunicación ayuda a reducir crispaciones en la empresa. Si necesitas ayuda en este aspecto, leeté este post sobre como mejorar la comunicación interna con 10 claves.


¿No tienes tiempo para leerlo todo? Al final se puede resumir en conocerlos y preocuparte por ellos. Si no sabés qué hacer con los empleados desmotivados, empieza por dejar de verlos como números, y trátalos como personas. ¿Se te ocurre alguna forma más de motivar empleados? Déjanos un comentario.

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

Un comentario en “Qué hacer con los empleados desmotivados. 6 claves para motivarlos

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *