La gamificación consiste en aplicar elementos de juego (puntos, niveles, medallas, rankings, recompensas…) a ámbitos no lúdicos, como la empresa, con el objetivo de motivar al usuario a realizar tareas poco atractivas. Se puede aplicar a muchos ámbitos. Los usos de la gamificación en el marketing, en las aulas, o en la empresa se extienden rapidamente al probarse su eficacia. ¿Pero cómo puede ayudar la gamificación en los recursos humanos? Vamos a analizar porqué la gamificación puede ser el mejor aliado de los RRHH.


La gamificación en los recursos humanos convierte los objetivos individuales en misiones claras y específicas.

Al aplicar la gamificación a los RRHH el trabajo se transforma en un juego, y todas las acciones que realiza el usuario tienen un objetivo: llevarlo a la victoria. No se pierde el tiempo realizando acciones que no suman para ganar.

Pongamos un ejemplo. Imagínate que estás jugando al Monopoly. Podrías estar comprando terrenos al tun-tun, o dejando escapar oportunidades. ¡Pero no lo haces! Todas las acciones que realizas dentro del juego las haces poniendo el foco en cumplir el objetivo que te llevará a la victoria. ¡Pues imagínate que eso pasara en tu empresa! Esto ocurre por ejemplo en la herramienta Zeppelean, donde se obtienen recompensas virtuales al mejorar tus competencias en la empresa. Se crea en la empresa una competición lúdica por mejorar. ¡Toda la plantilla persigue la mejora continua por jugar a un juego!

La gamificación permite motivar a realizar de forma rápida y eficiente aquellas acciones que antes no resultaban atractivas, como las evaluaciones de desempeño o la formación online o presencial. La gamificación ayuda a evitar malentendidos en las tareas y a perder menos recursos en acciones que no aportan valor.


La gamificación en los recursos humanos otorga feedback y reconocimiento a los empleados.

Uno de los principales problemas de los recursos humanos en la empresa es la falta de motivación, muchas veces provocada por una falta de reconocimiento. De hecho más del 75% de los empleados que abandonan una empresa lo hacen porque no se sienten valorados y recompensados por su esfuerzo. La gamificación aplicada a los recursos humanos es una excelente solución en estos casos.

Imagínate que te pasas la vida haciendo exámenes pero que jamás te dan la nota. O peor, que solo te la dan si suspendes junto a un rapapolvo. ¿Qué acaba ocurriendo? Que haces lo justo y necesario para llegar al 5, ni te molestas en ir a por un 10 porque no notas la diferencia entre ser un súper estudiante y ser un estudiante mediocre. Pues esto es lo que ocurre cada día en muchísimas empresas, y todo por una falta de feedback.

Por el lado contrario, los juegos son súper adictivos en parte por su enorme cantidad de feedback. Por cualquier acción te dan puntos, escuchas sonidos agradables, recibes mensajes felicitándote… Esto también es posible en la empresa gracias a la gamificación. ¡Y ojo! Que enla mayoría de los casos la falta de feedback no es por maldad, los superiores y los jefes no son villanos que quieren desmotivar a sus empleados. En mucha ocasiones es por falta de tiempo, o simplemente porque cada uno tiene sus propios problemas de los que preocuparse, y dar feedback no suele estar en las primeras posiciones. Pero por ese motivo la gamificación es una buena opción, porque el feedback es automático. No tienes que preocuparte por estar siempre pendientes de ese feedback, el juego lo hace por ti. 

¿Cómo ayuda la #gamificación en los recursos humanos? #RRHH Clic para tuitear

El feedback de un sistema gamificado le indica al usuario si está desempeñando correctamente sus tareas, reduciendo su nivel de incertidumbre y permitiéndole mejorar y corregir sus errores a tiempo. Además le felicita automáticamente cuando realiza un buen trabajo, recompensándole por un buen desempeño. Pongamos por ejemplo Zeppelean Academy, una herramienta para hacer cursos online jugando. Es la propia herramienta la que da feedback al empleado sobre su progreso en los cursos, sobre su retención del conocimiento… ¡Y los resultados se notan! Hemos visto a gente de baja estar enganchadísima realizando cursos, o incluso empleados haciendo los cursos a las 4 de la mañana desde su casa simplemente porque adoraban la experiencia que les daba el juego y el feedback.


La gamificación identifica las áreas de mejora de los empleados y los departamentos y además detecta el talento.

La gamificación implica la medición de determinadas acciones. Por lo tanto no solo estamos haciendo que las acciones sean más atractivas sino que estamos recolectando datos muy valiosos para los responsables de recursos humanos, como las áreas de mejora de los empleados o los departamentos, o los empleados con más talento. Lo que no se mide no se puede mejorar, y la gamificación en los RRHH puede ayudarnos a identificar problemas para solucionarlos y a identificar los elementos que aportan más valor para potenciarlos.

Algunas herramientas como Zeppelean directamente te clasifican a tus empleados según diferentes criterios. A simple vista podrás ver tu mayor talento para cuidarlo y motivarlo, y qué empleados necesitan un empujoncito.


La gamificación incita a que los empleados trabajen a alto rendimiento.

Una de las claves de la gamificación reside en la persecución de la maestría. Cuando intercambiamos horas de trabajo por dinero la tendencia es clara: hacer el esfuerzo mínimo necesario para alcanzar ese sueldo sin meterse en problemas. Sin embargo la gamificación utiliza las mecánicas de juego para animar a los usuarios a superar retos y superarse a sí mismos. Eso, sumado a una competición lúdica, permite que los usuarios alcancen un rendimiento muy superior para lograr un sentimiento de autosatisfacción, no por una retribución económica. Un ejemplo claro lo encontramos en los videojuegos. No obtenemos ningún beneficio económico al obtener la máxima puntuación en un nivel, pero peleamos por obtenerla por una satisfacción personal.

Gamificación-en-los-Recursos-Humanos-3


La gamificación fomenta el sentimiento de equipo y mejora el clima laboral.

El trabajo en equipo y la competición ayudan a hacer lazos entre los jugadores, mejorando el clima laboral de la organización y haciendo que los jugadores se conozcan más entre ellos. Es decir, la gamificación aplicada a los RRHH puede mejorar el compañerismo entre empleados.

Esto funciona incluso en la gamificación aplicada a la formación, donde los usuarios pueden competir en equipos para demostrar quién ha asimilado mejor los conocimientos. 


La gamificación en los recursos humanos aporta un significado tangible a las tareas

Son muchas las ocasiones en las que los empleados se desmotivan porque no encuentran sentido a las acciones que están realizando. La gamificación en los RRHH resuelve este problema, ya sea haciéndoles ver la importancia real de sus acciones, o otorgándole sentido a través de una metáfora dentro del juego. Cuando los empleados saben perfectamente para qué sirve una tarea o un proceso la realizan con más ganas y entusiasmo.

¿Has probado la gamificación en los recursos humanos? Déjanos un comentario  y cuéntanos tu experiencia.

Click en la imagen para ir al curso

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

15 comentarios en “¿Cómo ayuda la gamificación en los recursos humanos?

  1. […] Si los datos son el petróleo del siglo XXI, no entiendo porque las empresas no empiezan a “perforar” ya como locos. Especialmente en un entorno digital en el que software nos facilita tanto las mediciones y la captura de datos. El Big Data consiste en explotar (de forma comercial o interna) una enorme cantidad de datos generada por los usuarios para crear algo nuevo o mejorar algo existente. ¿Y sabéis quién puede ser su mejor aliado? La gamificación. […]

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *