Aunque nuestros vecinos europeos llevan años en esto de la transformación digital, poco a poco vemos como las empresas de España y Latinoamérica apuestan por la gamificación en la formación (al igual que cada vez se apuesta más por la gamificación en el aula). No sorprende cuando conocemos sus grandes ventajas y sus coste asequible. Estas son las razones para aplicar gamificación en la formación.


Aumenta la participación, porque el juego motiva.

Muchas empresas nos lo han contado en primera persona: aunque la formación sea obligatoria, no todos los empleados llegan a realizarla. Esto conlleva muchas consecuencias negativas, desde que el retorno de la inversión en formación no sea el óptimo, hasta multas porque existen formaciones obligatorias por ley.

La gamificación puede ser la mejor aliada a la hora de mejorar la participación, ya que el juego motiva a realizar acciones que a simple vista no son demasiado atractivas. Hemos sido testigos de casos en los que la participación ha aumentado hasta el 99,7% de la organización ¡Hasta las personas de baja estaban jugando haciendo los cursos!

 5 razones para aplicar #gamificación en la formación Clic para tuitear

 

Aumenta la retención del conocimiento, porque con el juego practicas.

¿Cómo sé que lo que estoy impartiendo realmente está calando en los empleados? ¿Sabrán actuar ante un incendio después del curso de prevención de riesgos? ¿La comunicación mejorará tras esta formación que está siendo carísima? Estos son casos reales con los que nos hemos encontrado. Casos en los que la gamificación ha servido para aumentar la retención del conocimiento.

Con la #gamificación aumenta la retención del conocimiento, porque con el juego practicas Clic para tuitear

Los juegos se pueden utilizar como práctica para reforzar los conocimientos impartidos durante el curso de forma amena y entretenida. Además las competiciones lúdicas funcionan muy bien en este tipo de prácticas.

Obtén datos en tiempo real, porque el juego genera datos

¿Quién ha terminado ya un curso? ¿Quién ha aprendido más? Al digitalizar la formación podemos obtener este tipo de datos. El juego tiene una capa oculta de analítica porque mientras los usuarios aprenden jugando, la herramienta registra quién juega más (es decir, la proactividad) y quién está obteniendo mejores resultados con los juegos (es decir, la eficacia de la formación).

Ahorra dinero, porque la formación digital es más económica y flexible.

La formación presencial es cara. No solo por el precio de los formadores, sino por los gastos asociados a la formación (parar la producción, pagar horas extra, repetir la formación si hay varios grupos o turnos…). Digitalizar la formación y llevarla a la nube puede ser una buena forma de ahorrar costes. Además la formación se hace más flexible: puedes impartirla dónde y cuándo quieras, y puede quedarse guardada en los servidores para revisarla siempre que quieras.

Gamificación en la formación de empresa

Crea un mejor ambiente laboral, porque el juego une.

Una buena competición lúdica puede ser una gran herramienta para cohesionar equipos y crear experiencias únicas en la empresa. ¡Y luego eso se nota en el día a día!
¿Te gustan todas estas ideas? ¿Quieres aplicar gamificación en la formación? ¡Estás de suerte! Desde Prisma estamos trabajando en un proyecto de gamificación en la formación y puedes probarlo en exclusiva a cambio de ventajas. ¿Te interesa? Puedes solicitar más información en este formulario.

Imagen de Freepik

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma.

Un comentario en “5 razones para aplicar gamificación en la formación

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *