¿Y si añadimos el precio de las reuniones a los presupuestos de la empresa?

Esto es muy curioso. A pesar de que cualquier decisión en la empresa privada gire entorno a la eficiencia económica, nadie presta atención a uno de los agujeros negros de dinero en cualquier organización: El exceso de reuniones, o la “reunionitis”. Las reuniones cuestan dinero, mucho dinero (a parte del dolor de cabeza que suponen para muchos, pero eso es ya otro tema). Pero como ese dinero no aparece reflejado en ningún sitio, ni nos damos cuenta ni nos entran ganas de ponerle solución. ¡Esto cambiaría si el precio de una reunión apareciera en los presupuestos de la empresa o del departamento!

Leer más