El pasado octubre se celebró la segunda edición de los Premios Mejores Iniciativas y Talento Women at RRHH by Adecco y DKV para premiar a las mejores directivas de RRHH en España. Este evento, impulsado por Womenalia, busca destacar a todas las profesionales de Recursos Humanos que hayan conseguido un desempeño e impacto sobresaliente en la empresa. Desde Prisma hemos entrevistado a algunas de estas profesionales y os contamos en detalle en qué han consistido sus políticas enfocadas al bienestar del empleado. Empezamos por Talengo y su caso de éxito en RRHH.

Hoy contamos con el testimonio de Vivian Acosta, socia directora de Consultoría en Talengo. Vivian fue candidata a los Premios Mejores Iniciativas y Talento Women at RRHH by Adecco y DKV gracias a su innovador modelo de retribución basado en el éxito del equipo y no del individuo. A continuación, Vivian nos detalla el contexto de Talengo, el proceso de cambio y sus resultados.

Qué es Talengo y cuáles son sus valores:

Talengo es una firma global de consultoría de liderazgo y búsqueda de directivos. Es decir, colaboramos con aquellos líderes que necesitan acelerar el crecimiento de su empresa, optimizar su organización, gestionar la sucesión, diversificar equipos, globalizar sus operaciones y reinventarse innovando en nuevos servicios. En este sentido, damos respuesta a las organizaciones en todas sus necesidades de gestión del talento, ya que contamos con la capacidad y la versatilidad de abordar desde la identificación y atracción, hasta la evaluación, desarrollo y retención.

Talengo está formada por 34 personas en nuestras oficinas de Madrid y Barcelona, de las que el 73% son mujeres. Este porcentaje es del 67% en el equipo directivo. Además, tenemos oficinas en Colombia, Emiratos Árabes, Francia, México, Reino Unido, Brasil, Dinamarca, Suiza y Túnez. La facturación en España fue de 4.7 millones de euros en 2015.

Talengo tiene una gestión por valores: transformar, respetar, ilusionar, compartir, cuidar y actuar. En cuanto a nuestros ejes estratégicos, en Talengo situamos a la persona en el centro de todos nuestros proyectos y mantenemos un firme compromiso con la sociedad. De hecho, Talengo es firmante inicial del Charter de la Diversidad; del Código Voluntario de Conducta en la Búsqueda de Consejeros Independientes, partnership de Diversidad en la red Mujeres y Cía y caso de éxito en el Informe “Women as Leaders 2013” de PWC por su compromiso en Diversidad de Género.

Desde su nacimiento, Talengo implantó con éxito un paquete de medidas de conciliación para mejorar la calidad de vida de sus empleados, fomentar la igualdad de la mujer e incorporar la diversidad intercultural y generacional, con lo que se ha convertido en líder y referente en su sector a nivel internacional. De hecho, hemos tenido la suerte de ser reconocidos por esta labor a través de varios premios.

La propuesta de Talengo desde RRHH:

Queríamos crear una cultura de compañía en cuyo ADN estuvieran los valores que presiden nuestra forma de trabajar y de concebir las relaciones con todos los stakeholders. Esto no es nada sencillo en un entorno donde crece la competitividad y donde han desaparecido los valores tradicionales de compromiso con una compañía durante prácticamente toda una vida laboral. Además, queríamos crear conciencia de que el presencialismo, que aún está muy vivo en nuestro país, resta competitividad a las organizaciones que aún lo imponen o admiten, porque merma su capacidad de atraer y fidelizar talento. También es necesario acabar con la identificación de respeto como obediencia, ya que surgen nuevos valores, acordes al momento único de cambio que estamos experimentando, y hay que darles cabida.

Teniendo claro nuestro objetivo y ese contexto actual diseñamos “Marcando la diferencia”, que nace de nuestro afán de mejora, de nuestra búsqueda incansable por dejar un legado en la sociedad: potenciar entornos que acojan la diferencia y sepan valorar, descubrir y apostar por el talento que existe en cada persona, en cada individuo.

En este sentido, nos hemos cuestionado la gestión por competencias, ya que trabaja exclusivamente los comportamientos y las conductas. Se centra solamente en cómo se comportan los profesionales de una compañía, o mejor dicho, en “cómo deben comportarse”. En cambio, la gestión por valores no responde a la pregunta “cómo” sino a la de “para qué”, trabaja en todos los ámbitos, es guía de tus comportamientos  porque nace de tus creencias, de lo que realmente valoras.

Así, Talengo identificó cuáles eran esas creencias, esos valores que son guía y faro de nuestras actuaciones. Pusimos en palabras lo que era parte de nuestra cultura, aquello que todos compartíamos, lo que nos unía, lo que nos hacía fuertes y distintos, de lo que nos sentíamos orgullosos, y de ahí nació “Marcando la diferencia”.

El proceso de implantación de la propuesta de Talengo:

El primer elemento clave es que “Marcando la diferencia” es un proyecto que surge desde el equipo y no desde la dirección y, como participó todo el equipo de Talengo, no necesitamos potenciar ni trabajar la recepción del mismo. “Marcando la diferencia” nace desde el convencimiento de que son nuestros valores los que queremos que nos definan tanto dentro como hacia fuera. Nuestro logro será ver cómo nuestros clientes, partners, proveedores, etc. los observan y nos los devuelven en forma de feedback. Cómo, a través de ellos, marcamos la diferencia para nuestros clientes, ayudando a crear organizaciones líderes.

Hay muchos ejemplos que sirven para poner de relieve cómo los cambios y las mejoras están presentes en nuestra manera de trabajar y de concebir las relaciones, ya que el valor “transformar” es parte de nuestro ADN. Uno de los ejemplos que me gustaría resaltar fue el cambio del modelo de retribución, que supuso el salto de un modelo basado en el individuo, que fomenta la competición y no la colaboración, a uno basado en el equipo, acorde al valor “compartir”.

El sistema “Marcando la Diferencia” de gestión integral por valores se ha convertido en el eje de todas las herramientas de gestión del talento: evaluación del desempeño -a lo que en Talengo llamamos “Conversaciones de Desarrollo”-, feedback 360º, comunicación interna, retribución con KPI´s asociados a valores, people review, promociones o política de selección, entre otras.

El segundo elemento clave en el proyecto ha sido su comunicación continuada. Todas las semanas reconocemos a través de nuestro newsletter digital Talengo News a aquellas personas que han destacado por su actuación conforme a nuestros valores. Esta comunicación sirve no sólo porque es parte de nuestro ADN presente en los valores “ilusionar” y “cuidar”, sino también porque refuerza el tipo de comportamiento del que nos sentimos orgullosos como equipo, ayudando a materializar qué significa actuar desde los valores. Creo sin duda que éste es un elemento crítico cuando queremos difundir y hacer que calen los valores. Muchas compañías los mencionan en su página web, cómo si sólo explicitarlos, hacerlos públicos, sirviera para conseguir que toda una organización actúe bajo una misma seña de identidad.

Tres resultados positivos de la propuesta de Talengo:

El dato más rotundo que avala “Marcando la Diferencia” es el ROI. Nuestras cifras de gestión identifican el impacto positivo que han tenido nuestras políticas y procesos de gestión de personas. Por ejemplo, nuestra facturación aumentó un 18% en 2014, nuestros nuevos clientes crecen a un ritmo del 10% anual, la rotación voluntaria en Talengo es de sólo un 1,5% y contamos con un 20% de diversidad de culturas en España, por destacar algunas cifras.

Otra muestra son las promociones internas que hemos realizado en todos los niveles de nuestra compañía: de administrativa a jefe de Administración, de responsable de Marketing a directora de Organización y Medios, de directora Asociada a socia y de gerente a directora Asociada, por citar algunos casos.

Por otro lado, algo que sorprende y que sin duda habla de una cultura fuerte y también atractiva es que muchos profesionales que un momento de su ciclo profesional abandonaron la compañía buscan retornar a Talengo al cabo del tiempo, ya sea con vinculación laboral o en forma de colaboradores externos.

Una propuesta para mejorar próximamente:

En esta materia, como en otras, somos capaces de identificar y señalar con rigor quién actúa desde el contra-valor, pero… ¿qué hay de nosotros? Creo que la primera reflexión empieza y termina por uno mismo, porque somos responsables de nuestros actos y no de los actos de los demás. Por tanto, como firma debemos seguir trabajando en el autodiagnóstico y la autoevaluación de los valores. Para ello se hace imprescindible seguir apostando por dos soluciones: las “Conversaciones de Desarrollo” como fuente de feedback y autoanálisis y el feedback 360º basado en valores. Ambas soluciones aportan insights muy válidos para seguir mejorando, como personas y como profesionales.

Un consejo para nuestros lectores desde Talengo:

Nada cambia si tú no cambias. Creo que esta frase recoge el espíritu que debe encabezar todo proceso de transformación cultural.

El pilar del cambio son los individuos, todos los miembros de una organización. Son las personas las que cosechan los éxitos y nos las organizaciones. Son ellos quienes construyen tu marca como empleador y no tu política de employer branding o tus procesos internos. Son ellos los que te hacen distinto a tus competidores y atractivo ante tus clientes y no tu portfolio de soluciones, productos o servicios. Para mí, la reflexión que toda compañía debe acometer es preguntarse ¿qué puedo hacer para convertir a mis profesionales en mis mejores fans? Y a continuación… ponerse a trabajar para hacerlo realidad.


En resumen, el sistema “Marcando la diferencia” demuestra que apostar por el bienestar emocional de tus trabajadores tiene su retorno, pero para llegar hasta ahí toda la plantilla debe estar alineada con los valores de la empresa y por supuesto, debe haber una comunicación constante y fluida entre Dirección y el equipo. Ha sido un placer poder conocer a Vivian Acosta y su labor en Talengo, no es de extrañar que haya estado nominada como mejor directiva de RRHH.

María Tatay

Traductora de profesión y comunicadora por vocación. Aporto un poco de la magia de los videojuegos a la vida real a través de @BePrisma_.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *