Ya hemos comentado varias veces en Prisma los graves problemas que puede provocar la mala comunicación interna, y cómo esta puede acarrear enormes costes económicos. Desconfianza, objetivos difusos, desmotivación, mal clima laboral, pérdida de productividad, clientes insatisfechos… Un 15% de las pérdidas se podrían evitar con una mejora en la comunicación interna. Hoy veremos cómo esos problemas de comunicación interna pueden solucionarse con gamificación. ¡A jugar!

Los problemas de comunicación interna

Una cosa muy importante a tener en cuenta, más allá de detectar el problema, es detectar qué está causando ese problema, ya que de esto dependerá qué solución deberíamos aplicar. De todos modos la gran mayoría de problemas de comunicación interna están causados por una falta de hábitos o una cuestión de actitud. Por suerte estos dos problemas pueden cambiar con gamificación.

La gamificación deja claros los objetivos

el precio de la mala comunicacion interna

Muchos responsables se quejan de que los empleados no hacen lo que deberían hacer. La pregunta es: ¿Estos empleados saben lo que tienen que hacer? ¿Saben lo que es importante o no? ¿tienen objetivos? Por desgracia, no suele ser el caso.

En esta situación los juegos son una herramienta fantástica para tener claros los objetivos. Cuando jugamos conocemos perfectamente qué objetivo tenemos que cumplir para alcanzar la victoria, y jamás nos andamos por las ramas para lograrlo. De esta forma no solo mejoramos la comunicación, sino que mejoramos la productividad y la eficiencia. ¡Cuando juegas al parchís no mueves las fichas sin criterio alguno! Las mueves de forma estratégica para ser el primero en alcanzar tu objetivo: que todas tus fichas lleguen a la casilla central.

Cómo solucionar los problemas de comunicación con #gamificación Clic para tuitear

Por ejemplo, con la herramienta Zeppelean, todos los empleados saben cuales van a ser los indicadores que les van a medir de forma periódica, sabiendo que se tienen que centrar en ellos e incluso mejorar las mediciones anteriores para ganar recompensas. ¡Toda una plantilla persiguiendo la excelencia!

La gamificación proporciona feedback

¿Sabéis por qué los videojuegos son tan adictivos? Porque el feedback inmediato que nos proporcionan generan dopamina en nuestro cerebro. ¿Sabéis por qué existe tanta desmotivación en el mundo laboral? Por la ausencia de feedback. ¿Cuántas veces hemos hecho un fantástico trabajo que nadie nos ha reconocido? ¿cuántas veces hemos provocado un desastre porque nadie nos ha avisado a tiempo de que no estábamos en la dirección correcta?

El 79% de los empleados que abandonan una organización lo hace porque sienten que no se les valora su trabajo. Aumentando el feedback sobre el rendimiento de los empleados retenemos y fomentamos el talento, descendemos la tasa de rotación, y solucionamos las áreas de mejora.

Con Zeppelean, los empleados reciben feedback de forma automática sobre su rendimiento.

La gamificación ayuda a generar hábitos

tipos de motivación en la empresa

La empresa está llena de malos hábitos: reuniones sin puntos establecidos, cadenas infinitas de emails, ningún tipo de documentación… ¿Y si convertimos las acciones clave en misiones con recompensa hasta que se conviertan en hábitos?

En el ejemplo que hemos mencionado antes, Zeppelean, podemos establecer misiones recurrentes que generan buenos hábitos, como limitar el tiempo de las reuniones, o utilizar el sistema de documentación de la organización.

 

La gamificación fomenta el trabajo en equipo

mejora-employer-branding-instagram-1

Los juegos pueden ser individuales, pero también pueden ser colectivos y por equipos. En un juego por equipos, todos los miembros tienen que colaborar para alcanzar el objetivo que les llevará a la victoria. Por lo tanto un sistema gamificado puede ser el elemento clave para hacer lazos entre empleados o departamentos y mejorar el clima laboral.

La gamificación fomenta la transparencia

Una de las claves que hacen que los juegos sean divertidos y satisfactorios es que son justos. Las mismas reglas se aplican para todos.

La gamificación fomenta la cultura de empresa y evita desigualdades

Todos los juegos tienen reglas. Las reglas hacen que los juegos sean justos y que todos sepan actuar en determinados escenarios. ¿No es ese uno de los grandes problemas de la empresa? Hay empleados que se sienten menospreciados respecto a otros, y en ocasiones no existe una cultura de empresa que nos guíe. Gracias a la gamificación con sus correspondientes reglas del juego, podemos solucionar estos dos problemas.

Cómo solucionar los problemas de comunicación con #gamificación Clic para tuitear

Los cinco pasos para aplicar gamificación en la comunicación interna

  1. Determinar los objetivos que queremos alcanzar
  2. Establecer las acciones concretas para alcanzar los objetivos
  3. Encontrar un juego adecuado. ¡Nosotros recomendamos Zeppelean!
  4. Establecer una recompensas
  5. Aprender de los datos.

¿Se te ocurre otro problema de comunicación que podría resolverse con gamificación? ¿O tienes algún problema concreto y quieres que te ayudemos? ¡Déjanos un comentario! Estaremos encantados de escucharte.

Click en la imagen para ir al curso

Imagen: Freepik

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

4 comentarios en “Cómo solucionar los problemas de comunicación con gamificación

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *