Puede que la maquinaria rota tarde más o menos en ser reparada o que algún producto no haya cumplido las expectativas de un cliente, pero si existe un riesgo mayor para cualquier empresa, sin importar el sector al que pertenezca, es que su plantilla esté desmotivada. Por suerte, hemos descubierto cómo mejorar el rendimiento laboral con innovación. Sigue leyendo para averiguarlo.

La desmotivación laboral es muy peligrosa, no solo porque se contagia, sino porque afecta al resto de ámbitos en la empresa: la atención al cliente disminuye (y con ello, la probabilidad de atraer nuevos clientes), la calidad del producto final ya no es impecable porque hay más descuidos y la productividad cae en picado, desde desperdiciar horas de oficina hasta más días de baja por enfermedad.

Afortunadamente, las empresas con departamento de innovación son capaces de tomar la delantera y adoptar medidas innovadoras para mejorar el rendimiento laboral y la motivación de sus empleados, mientras otras empresas más conservadoras todavía no saben cómo afrontar el problema.

Mejora 1: inspira a tus trabajadores a través de la misión de la empresa

La misión de Coca-Cola es “refrescar al mundo e inspirar momentos de optimismo y felicidad”, Nestlé, por su parte, busca “contribuir a la nutrición, salud y bienestar de las personas, poniendo a su disposición productos de máxima calidad para cualquier momento del día y para todas las etapas de la vida”. Y qué decir de Apple, cuya misión es “ofrecer la mejor experiencia informática a estudiantes, educadores, profesionales creativos y consumidores de todo el mundo a través de sus innovadoras soluciones”.

La mayoría de las empresas tienen una razón de ser muy poderosa, pero fallan a la hora de transmitírsela a sus empleados. Para poder inspirar a los trabajadores y mejorar el rendimiento laboral, hazlos partícipes cada día de cómo su trabajo contribuye a alcanzar la misión de la empresa. Solo así los trabajadores enlazarán sus objetivos personales con los profesionales.

La mayoría de las empresas tienen una razón de ser muy poderosa, pero no la transmiten a sus empleados Clic para tuitear

Mejora 2: las evaluaciones de desempeño revelan más de lo que crees

Actualmente, casi todas las empresas evalúan el desempeño de sus trabajadores, apoyándose en los mandos superiores e intermedios, pero todavía hay puntos por pulir, como por ejemplo, acortar los periodos de evaluación o lograr una mayor objetividad al evaluar a los empleados.

Mejora tu empresa empezando por la evaluación del desempeño: conoce Zeppelean, un cuadro de mandos que aplica la gamificación para motivar empleados.

Y precisamente esta última es la que más preocupa a las empresas, sobre todo en aquellas donde no destaca ningún trabajador, ni por encima ni por debajo de la media. Para mejorar el rendimiento laboral, la clave está crear en un proceso de evaluación donde el evaluador reflexione sobre el rendimiento del personal, reforzando las fortalezas de cada uno de sus evaluados y proponiendo soluciones para las debilidades. En otras palabras, si quieres evitar la tendencia a la medición central en la evaluación del desempeño, recompensa a los evaluadores que justifican sus decisiones.

Mejora 3: progresar en la empresa es una carrera de fondo

Si bien es cierto que los líderes asumen su responsabilidad si el trabajo de su plantilla no es del todo satisfactorio o si no se han llegado a los objetivos esperados, no podemos olvidarnos de que al final cada uno de nosotros debe hacerse responsable de su rendimiento y su carrera profesional.

¿Y cómo se consigue que un empleado esté motivado y comprometido con la empresa a largo plazo? Ofreciéndole un camino para mejorar su posición en la empresa de forma progresiva. Nada motiva más que el sentido del progreso y crecimiento personal dentro de la empresa. Otra buena forma de mejorar el rendimiento laboral es detectando los perfiles más prometedores y hablando con ellos, seguro que tienen muchas aspiraciones y están dispuestos a asumir más retos, siempre y cuando la recompensa sea acorde (un horario flexible, algún día más de vacaciones, aumento de sueldo, etc.)

Nada motiva más que el sentido del progreso y crecimiento personal dentro de la empresa. Clic para tuitear

Mejorar el rendimiento laboral con innovación

Mejora 4: no hay nada más productivo que compartir

Este es un enfoque muy interesante, sobre todo para aquellas empresas que tienen varias oficinas o sedes repartidas por la geografía. Si una de las sedes ha conseguido superar las métricas del resto, debemos averiguar por qué y, acto seguido, animar a que los propios trabajadores sean los que expliquen a los demás cómo lo hacen. Nadie mejor que los propios empleados que están día a día en contacto con los procesos para detectar los que no aportan valor y sugerir posibles mejoras.

Recopilar ideas sobre cómo mejorar de forma digital puede ayudarte a clasificarlas y ponerlas al alcance de todo el mundo, lo cual aumenta las probabilidades de ponerlas en práctica en otras sedes y empezar a construir un manual estandarizado de buenas prácticas aplicables a toda la empresa.

Si buscas una plataforma que anime a tus trabajadores a compartir ideas innovadoras entre ellos y ponerlas en práctica, Zeppelean es tu herramienta. Solicita una demo en su web.

Mejora 5: si las herramientas se han quedado obsoletas, es hora de reemplazarlas

Siempre se ha dicho que lo más importante para pasar de ser una empresa cualquiera a ser una gran empresa es llenarla de la gente adecuada. No decimos lo contrario, pero también es importante ofrecer las herramientas adecuadas si queremos mejorar el rendimiento laboral y que los trabajadores den lo mejor de ellos cada día.

Si nuestra línea de producción no cumple con los estándares de calidad que espera el mercado, entonces ha llegado la hora de revisar el proceso de producción. Si nuestro personal de oficina pierde muchas horas buscando algún documento o rellenando formularios a mano, no podemos retrasar más el proceso de transformación tecnológica. Claro que a veces la persona al cargo de la tarea no será la adecuada, pero, en el mayor de los casos, conseguiremos mejorar la calidad o la eficiencia si cambiamos la herramienta o el proceso y no a la persona.

Mejora 6: no tengas miedo a reinventar la rueda

Si el departamento de innovación puede (¡y debe!) contribuir en algún proceso, es en este. Si las empresas quieren seguir siendo competitivas en el mercado, deben ser flexibles y adaptarse a las nuevas necesidades de sus clientes.

Revisa minuciosamente cada puesto de trabajo, proceso, jerarquía y material que se utiliza en tu empresa y cuestiónatelo todo: ¿no existe una manera más eficiente de hacer esto? ¿Realmente necesitamos este proceso? ¿Es esto lo que nuestros clientes necesitan? Todas estas preguntas te ayudarán a buscar soluciones creativas y sacar lo mejor de los trabajadores.

¿Se te ocurre algún enfoque innovador más o quieres decir algo al respecto? ¡Déjanos un comentario!

María Tatay

Traductora de profesión y comunicadora por vocación. Aporto un poco de la magia de los videojuegos a la vida real a través de @BePrisma_.

Un comentario en “Cómo mejorar el rendimiento laboral con innovación

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *