Una empresa es como una gran familia, con sus buenos y sus malos ratos, la gran diferencia es que sí que se puede escoger quién forma parte de ella. Muchas veces, Recursos Humanos es el departamento responsable de decidir quién se queda y quién se va, basándose en las aptitudes y actitudes de los trabajadores. Precisamente, vamos a analizar qué hacer con los trabajadores negativos. ¿Tiene solución o tenemos que tomar una decisión más drástica?

Una cosa está clara, no podemos obviar la situación, sencillamente porque le está costando dinero a la empresa, al igual que lo hace la mala comunicación y la desmotivación. Ya no es la falta de productividad de ese empleado en particular, es también la que causa en los compañeros de alrededor, que tienen que escuchar sus quejas constantemente, ayudarle a terminar el trabajo a tiempo o vivir con los constantes cotilleos que corren por la empresa.

Empieza a mejorar la productividad de tus empleados con Zeppelean, la herramienta de evaluación del desempeño que utiliza la gamificación para motivar a los empleados a alcanzar sus metas.

Si la situación se queda en algo puntual, podemos restarle importancia, todos hemos pasado por malas rachas o hemos estado más susceptibles de la cuenta, pero si la situación empieza a alargarse, al final causará malestar entre los trabajadores, y si a eso le sumamos que la negatividad es contagiosa, el rendimiento de todo el equipo puede verse afectado por la actitud de una sola persona.

El rendimiento de todo un equipo puede verse afectado por la actitud de una sola persona Clic para tuitear

Así que lo primero es evaluar la situación: ¿de dónde procede esa negatividad? ¿Cuánto tiempo lleva así? ¿Su comportamiento está teniendo repercusiones? Al igual que en cómo solucionar un conflicto laboral, lo más efectivo es tener una charla honesta con el trabajador en cuestión, adecuando el tono de la reunión (recordemos que esta reunión no tiene como objetivo ser una regañina, sino un espacio donde el empleado se sienta escuchado) pero sin entrar en su juego.

Para los trabajadores negativos y pesimistas

Si el empleado no para de quejarse o solo ve el lado negativo de las situaciones, pídele que especifique el problema o que aporte una solución. Reflexionando en voz alta quizá se dé cuenta de su actitud tan negativa o encuentre la solución que necesita. El lado positivo de contar con trabajadores negativos es que tienen una mente crítica y contemplan todas las posibilidades, así que no está de más escuchar su punto de vista.

Para los trabajadores negativos y cotillas

Si el trabajador no es de los que se queja, pero sí de los que alimentan el “salseo”, difundiendo rumores o haciendo cábalas sobre qué puede estar pasando en tal o cual departamento, la mejor solución para cortar este problema de raíz es desarrollando una cultura de empresa donde quede claramente especificado que ese tipo de comportamientos no son bienvenidos en la empresa. Si los trabajadores saben que pueden recibir una amonestación por fomentar este tipo de comportamiento, reducirán drásticamente los rumores.

que hacer con los trabajadores negativos

Para los trabajadores negativos y victimistas

Una cosa es lamentarte porque algo no ha salido como esperabas y otra muy diferente caer en el victimismo. Todos nos hemos topado alguna vez con esa persona que siempre trabaja más que el resto, sus clientes lo tratan peor que al resto y, en general, tiene peor suerte que el resto, ¿verdad? Debajo de todas esas lamentaciones hay una persona enormemente insatisfecha con su vida o que busca llamar la atención. Estas personas no son capaces de encontrar unos objetivos vitales que le llenen por sí mismas.

Con este tipo de trabajadores negativos lo que mejor funciona es animarles a ver el lado positivo de su día a día. En tu siguiente reunión con ellos, prueba a preguntarles qué cosas positivas le han sucedido a lo largo del día. La mayoría de veces, están tan inmersos en su círculo de negatividad que no son capaces de salir de ahí o pedir ayuda para solventar un problema.

En última instancia, si todos los esfuerzos de la empresa no son suficientes y el trabajador no cambia su actitud, quizá sea mejor invertir esa energía y tiempo en otros temas y dejar que esa persona se marche. En un mercado tan competitivo como el de ahora, no hay sitio para los trabajadores que generan malestar a sus compañeros, cuanto más esperemos, más daño pueden causar.

No se puede obviar a los trabajadores negativos porque le cuestan dinero a la empresa Clic para tuitear

María Tatay

Traductora de profesión y comunicadora por vocación. Aporto un poco de la magia de los videojuegos a la vida real a través de @BePrisma_.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *