Nuestro día a día está lleno de tareas: ¿Trabajar?, ¿comprar?, ¿jugar a pádel?. Cada agenda es un mundo diferente. ¿Pero por qué las realizamos? ¿Qué es lo que nos motiva a llevarlas a cabo? Descubre más sobre los tipos de motivación y cómo puedes sacarle provecho en la empresa.


La motivación extrínseca:

tipos de motivación en la empresa

Según la psicología positiva, podríamos resumir que la motivación extrínseca es una motivación que no está relacionada con la actividad en sí, sino que la recompensa por realizar esa actividad es ajena a esa actividad. El caso más evidente en la empresa de motivación extrínseca es el salario mensual.

La parte negativa de las recompensas extrínsecas es que el rendimiento de la persona que realiza la actividad es menor, ya que esta persona únicamente hará lo mínimo necesario para ganar ese premio o recompensa.

La motivación intrínseca

tipos de motivación en la empresa

Por otro lado, la motivación intrínseca es aquella en la que la recompensa es realizar la propia actividad, y en la que no necesitamos recompensas externas para motivarnos a realizarlas. Las recompensas intrínsecas en este tipo de actividad dependen de cada persona: son la satisfacción de realizar la actividad, la sensación de superación personal, la diversión, el desarrollo personal o profesional…

No debemos infravalorar el poder de las motivaciones intrínsecas ya que pueden ser mucho más poderosas que las motivaciones extrínsecas. Pensad en nosotros mismos cuando nos ocupamos de nuestros hobbys, en cuando lo damos todo jugando a fútbol o a la consola. Estas tareas requieren trabajo duro, un trabajo por el cual no recibimos ningún tipo de recompensa material, ningún tipo de recompensa extrínseca, y es aquí donde realmente damos el 150% de nosotros mismos y donde cuidamos cada detalle para marcar la diferencia con el resto.

¿Recompensas intrínsecas o extrínsecas en la empresa?

Ambas, sin duda, y los beneficiados serán ambas partes, tanto la empresa como el empleado. Cada trabajador tiene que recibir un sueldo justo por su trabajo, su esfuerzo y por el valor que aporta a la organización, pero no podemos dejar de lado las recompensas intrínsecas en la empresa porque si no las potenciamos al final los empleados se desmotivarán y realizarán el esfuerzo mínimo necesario para obtener su sueldo mensual, afectando a su rendimiento, a su crecimiento profesional y a los resultados de la empresa.  La clave es saber combinar ambos tipos de recompensa de forma eficiente. ¿Por qué no le echas un vistazo a estas 10 maneras de motivar a tus empleados sin recompensas económicas, o a la guía para gamificar tu empresa en 5 pasos? La gamificación ya ha demostrado ser una gran forma de motivar, ya sea en el aula, en la empresa, o en el marketing.

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma.

2 comentarios en “Los tipos de motivación en la empresa

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *