Juan Merodio es uno de los mayores expertos reconocidos de transformación digital en la empresa, con más de 100.000 seguidores en su cuenta de Twitter y varios casos de éxito tras sus espaldas. Speaker, autor, bloggero… Juan Merodio es todo un todoterreno digital y hoy tenemos el honor y la suerte de aprender más sobre él en esta entrevista.

Entrevista a Juan Merodio:

Si no estás digitalizando tu empresa, ponla hoy mismo a la venta porque en unos años no valdrá nada. ¿Crees que esta afirmación es muy exagerada o que se ajusta a la realidad?

Para mí esto es llevarlo al límite. Si una empresa no se digitaliza no va a desaparecer. Lo que sí es cierto es que una empresa que no se está digitalizando va a perder competitividad de una u otra manera. Van a entrar nuevos competidores y la digitalización permite mejorar la accesibilidad a clientes y a nuevos clientes, permite mejorar procesos y abaratar costes internamente, lo que los hace mucho más competitivos.

Esto está sucediendo en mercados donde entran muchos competidores que van a un precio por debajo de las empresas tradicionales, y estas empresas tradicionales no pueden ofrecer competir con esos precios porque sus procesos son más costosos. Prácticamente el 100% de las empresas deben digitalizarse de una u otra manera, internamente o externamente, aunque muchas veces las empresas interpretan que digitalizarse es tener una web o redes sociales pero esto es una muy pequeña parte de la digitalización.

Muchas empresas creen que digitalizarse es tener una web o redes sociales pero esto es solo una muy pequeña parte @juanmerodio Clic para tuitear

Si no están digitalizadas no es que se asegure que vayan a desaparecer. Pero una empresa que tenga una presencia fuerte empezará a perder cuota de mercado y sí podría llegar a desaparecer. Esto lo hemos ido viendo en el pasado con casos como Blockbuster, Sears o el caso reciente de ToysRUs, que se declaró en bancarrota por una falta de digitalización adecuada en sus procesos.


Cuando hablamos de “digitalizate o muere” muchos piensan en Kodak frente a Instagram, en la industria del CD de música frente a Spotify, en la televisión tradicional frente a Netflix… ¿Crees que estos grandes casos anecdóticos hacen que muchas empresas crean que la digitalización no es para ellas?

Sí. Es cierto que los ponemos siempre como los casos típicos y muchas empresas se ven lejos, “Es que yo no soy Netflix”, “yo no soy Nokia”. Pero realmente para mí esta es la esencia. Esto lo que demuestra es que si empresas tan potentes como fueron Nokia, Kodak o Blockbuster han caído, ¿Cómo no va a caer cualquiera de la mayoría de empresas que existen?

Si empresas tan potentes como Nokia o Kodak han caído, ¿Cómo no va a caer cualquiera de las empresas que existen? @juanmerodio Clic para tuitear

Yo lo que siempre transmito es que todas las empresas debemos ser humildes, y por muy bien que estemos hoy nunca nos creamos intocables, a todos nos puede afectar la digitalización. Siguen habiendo muchas empresas que no creen en la digitalización pero porque se encuentran en una zona de confort, “hoy me va bien el negocio, yo sigo vendiendo”. Pero poco a poco las ventas pueden ir cayendo y en muchos casos cuando se dan cuenta e intentan reaccionar ya han entrado en un punto de no retorno y ya es la muerte anunciada de la empresa.


Una de las tendencias actuales de grandes empresas (Telefónica, Mercadona, Bankia…) es crear hubs de innovación con startups para poder beneficiarse de sus innovaciones y su agilidad. Pero las pymes no pueden permitirse crear una red de startups a su servicio. ¿Cómo puede la pyme hacerle frente a las grandes empresas en cuanto a transformación digital?

La pyme debe dedicar una parte de inversión a i+D+i. Esto en muchas pymes puede sonar imposible, pero por mi experiencia te digo que en la mayor parte de los casos, cuando dicen que no tienen dinero, no es cierto. Lo que ocurre es que la distribución de presupuestos en algunas pymes no es la adecuada para la actualidad, y mantienen una distribución de presupuestos como se hacía antiguamente.

No me gusta ponerme de ejemplo, pero somos una empresa muy, muy pequeñita y tenemos un presupuesto para innovación. Si lo puedo hacer yo, lo puede hacer cualquier empresa. Incluso un autónomo. Y lo puedes hacer de mil maneras: creando un equipo, contratando a un freelance… pero sea como sea dedicar un porcentaje de los presupuestos a probar cosas nuevas, a innovación, para seguir siendo competitivos dentro de 3 y 5 años. Aquí es donde está la clave: no debemos buscar el retorno inmediato. Lo que ocurre con el 99% de las empresas es que con las inversiones buscan un resultado a corto plazo, y aquí es donde está gran error. Que miramos solo el hoy y no el mañana. En una gran empresa el dinero “como que no es de nadie”, pero en una pyme hay un propietario y al tratarse de su dinero, ese dinero cuesta más perderlo. Pero hay que perder ese miedo.


También eres un experto en redes sociales. Muchas empresas tienen verdadero pánico a que los empleados hablen de la empresa en sus redes y por lo tanto ponen barreras a que esto ocurra. ¿Crees que es adecuado?

No. Creo que el control y la prohibición provoca deseo. Esto nos pasa desde pequeños, como cuando tu madre te decía “no hagas esto” y tenías más ganas de hacerlo.

Los empleados pueden convertirse en el mayor arma positiva para dar a conocer tu empresa en redes sociales. Pero también puede darse el caso contrario. ¿De qué depende? Del ADN de la empresa: De sus procesos, de su management, y de su política de recursos humanos.

Cuando vemos empresas con una rotación de empleados elevadísima, donde el 80% de los empleados está a disgusto, que ves que quieren irse, que están buscando otro trabajo… Obviamente no van a hablar bien de ti. Pero el problema está en la política de RRHH, dentro de la empresa, no en las redes. Las redes son solo un canal. Por lo tanto si quieres que las redes sociales actúen de forma positiva en tu empresa lo que debes hacer es cambiar el sistema de gestión y la política de recursos humanos.

Las políticas de RRHH que tenemos en España no son las mejores, pero cuando he trabajado con empresas de EEUU o Canadá, he visto unas políticas de RRHH excelentes donde la prioridad es la felicidad del empleado, y ves como se torna en algo muy productivo para la empresa.


 

Muchas empresas nos llaman porque quieren implementar gamificación para optimizar procesos motivando empleados, pero por sus comentarios y actitudes ves que algunas solo quieren aparentar algo que no son. ¿Sirve de algo aparentar lo innovador y moderno que eres si no es cierto?

Estoy muy de acuerdo con esta afirmación. Creo que de algo sirve aparentarlo, pero solo en el corto plazo. Todas las empresas siempre dicen “Estamos en un proceso de transformación digital” y en la mayoría de los casos es una gran mentira. Simplemente están haciendo una campaña de marketing, si todas las empresas tienen que vender que están digitalizándose, lo dicen. Pero cuando miras por dentro ves que la realidad no es así. Pero hay que aparentarlo.

Todas las empresas dicen 'Estamos en un proceso de transformación digital' y en la mayoría de los casos es una gran mentira @juanmerodio Clic para tuitear

Si realmente quieres motivar a tus empleados tienes que preocuparte por ellos. De nada sirve desarrollar un proceso de gamificación para motivar empleados si están cabreados por el maltrato de su jefe, si están mal pagados, si tienen unas malas condiciones… Por muchas herramientas que hagas y por mucha gamificación que apliques, nunca te va a funcionar.

Hay un gran consultor que me dijo “en muchos casos cuando entras a una empresa para transformarla digitalmente y sabes que hay que hacer cambios, al primero que has de despedir es al que te ha contratado”. Aunque claro, no es posible en la mayoría de los casos.


Si ahora llega el CEO de una pyme y te pregunta “¿En qué áreas o conceptos debo formarme si quiero estar preparado para los próximos 5 años?” ¿Qué 3 áreas le recomendarías?

Me encanta esta pregunta porque es lo que habitualmente hago. Les diría que lo importante es que no sean expertos en nada pero sí tengan una visión global. Y esas tres áreas serían Estrategia o innovación disruptiva, contenidos y marca personal.

La estrategia disruptiva es importante por lo que hemos comentado antes: si tu quieres que en 5 años la empresa siga siendo sostenible tienes que pensar distinto, tienes que adelantarte. Y aquí es donde fallan muchos CEOs porque viven para el hoy, no para el mañana.

El contenido es la esencia de cualquier pyme y de cualquier empresa. Es lo que hará que la empresa vaya hacia delante o hacia atrás.

Y la marca personal también es muy importante porque ese CEO será la cabeza de la pyme, y su marca personal puede convertirse en una palanca de comunicación, de marketing y de ventas brutal, en paralelo a la marca de la empresa.


Y para terminar, nuestra pregunta imprescindible: ¿Qué es para ti innovar?

Para mí innovar es hacer cosas distintas a lo que están haciendo los demás, pero no se puede innovar sin aceptar el error. Yo he sacado una métrica y he visto que de cada 10 acciones innovadoras que realizo, hay ocho que no me dan resultado y otras dos que sí. Y los resultados de esas dos compensan los ocho fracasos anteriores.

'Para mí innovar es hacer cosas distintas a lo que están haciendo los demás, pero no se puede innovar sin aceptar el error' @juanmerodio Clic para tuitear

Este es uno de los grandes problemas en muchas pymes: la política del miedo. La gente tiene miedo a innovar porque sabe que si da malos resultados va a buscarse una bronca. Es lógico que al final los empleados digan “pues como la empresa no es mía, voy a hacer hasta donde me dicen y no voy a ir más allá”. Esto mata la innovación, porque la innovación parte de dentro de la empresa, de los propios empleados, y si ellos no están motivados nunca va a ocurrir.

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *