Sergio Gómez es responsable de Talento de Cosentino, la empresa pionera en superficies de diseño que está detrás de marcas como Silestone, Dekton o Sensa. Sergio tiene más de 16 años de experiencia en gestión de talento y personas, y en esta entrevista aprenderemos más sobre la transformación digital y las tecnologías que ya están cambiando la gestión del talento, como el Machine Learning o la inteligencia artificial.

Tienes más de 16 años de experiencia en el desarrollo de las personas por lo que has vivido la transformación digital. ¿Es muy diferente la forma de formar ahora que la forma de formar hace 14 años? 

Francamente pienso que en los últimos 10 o 15 años no ha cambiado demasiado. Es cierto que se ha incorporado o se ha hecho más accesible la tecnología en muchos procesos de gestión de personas pero de fondo, mi percepción es que salvo en lo que tiene que ver con atracción de talento, creo que no ha habido cambios sustanciales. Sin embargo sí creo que ahora estamos a las puertas de un momento de cambio mayor, que puede implicar cambios de paradigma o de modelo en gestión de talento, debido a la coincidencia de varias circunstancias: el salto tecnológico, el desarrollo de la IA y la robótica, los cambios en el modelo de trabajo o relación profesional, el relevo generacional, nuevos modelos de negocio y de relación con los clientes… en definitiva un entorno más incierto y en el que los cambios están sucediendo con un calado y una rapidez como no se conocían.


Una de tus inquietudes es la innovación. Cada vez están surgiendo más metodologías innovadoras dentro de la formación, como las plataformas en la nube, la gamificación, la realidad virtual… ¿Qué opinas de ellas? 

Estamos en un momento muy interesante, todas estas tecnologías van a facilitar que la experiencia y proceso de aprendizaje pueda diversificarse y enriquecerse, hacerse más atractivo y adaptado a las necesidades del usuario. Creo que ayudarán a que el aprendizaje pueda ser un proceso continuo integrado de una manera muy fluida y natural en la vida de las personas (long life learning), ayudando a incorporar y actualizar conocimientos, habilidades y actitudes. En particular, creo que será la Inteligencia Artificial y Machine Learning las que contribuirán en mayor medida a este cambio. Sólo hay que ver cómo ya han transformado sectores como el gran consumo / retail y el audiovisual, haciendo posible una experiencia única para cada consumidor. Si trasladamos esto al aprendizaje, conceptos como plan de formación anual, o plataformas muy estructuradas con itinerarios predefinidos (complejos de mantener en muchos casos) o cerradas al exterior, la forma en que se identifican necesidades y producen contenidos… dejan de tener tanto sentido. La tecnología no dejará de ser un medio, que en este caso ayudará más si cabe a poner en el centro a la persona y su desarrollo.

 

La IA y el Machine Learning contriburián al cambio en el aprendizaje. Entrevista a @sgcarretero Clic para tuitear

¿Innovar en la formación es una cuestión de tecnología o de metodología/actitud? 

Primero es una cuestión de apertura y actitud. Innovar no tiene que suponer necesariamente incorporar tecnología, llevar a cabo proyectos complejos o disponer de importantes presupuestos. Muchas veces las mejores innovaciones pasan por hacer más simples y sencillas las cosas. Cualquier cambio en la manera de hacer algo que genere valor, que contribuya a mejorar los resultados es una innovación, pero para ello hay que estar abierto a replantearte lo establecido (por uno mismo o por otros), el “siempre lo hemos hecho así”, a probar y muy posiblemente equivocarse.


El mundo cada vez cambia más deprisa, por lo tanto los perfiles profesionales se quedan desfasados con más rapidez. La formación continua es vital en este nuevo contexto, ¿pero crees que las empresas son conscientes? O lo que es peor, ¿Crees que a pesar de que son conscientes no están dedicando suficientes recursos a la formación de sus empleados?

Absolutamente de acuerdo, la formación es vital en este nuevo contexto más que nunca. Por este motivo, no creo que se pueda dejar sólo en manos de las empresas la responsabilidad de esto, para mí el cambio pasa porque cada uno seamos conscientes de que la responsabilidad de seguir desarrollándonos es de cada uno de nosotros. En el modelo que yo imagino en un futuro, la empresa debe facilitar los procesos, recursos, establecer los objetivos de aprendizaje y prestar soporte… pero sobre todo, facilitar que se produzca este cambio de mentalidad. En mi experiencia, gran parte de las empresas si son conscientes de esto, la dificultad y el reto está en cómo hacer el cambio de modelo (cuando llevamos décadas de inercia en un sistema diferente), sin embargo me sigo encontrando a muchas personas fuera y dentro de la empresa que continúan dejando la responsabilidad de su formación en manos de otros. Creo que sí se dedican recursos a formación, la cuestión es ¿cómo se aprovechan los recursos y la inversión que se hace?, ¿están aportando el valor que se espera?


Ahora vamos a verlo desde la perspectiva contraria. ¿Crees que los empleados son conscientes de que en el contexto actual la formación es esencial para su supervivencia profesional?

Justo como te comentaba antes, creo que en gran medida no se es consciente aún, estamos en ese momento de cambio. No obstante, en esto de unos años a esta parte voy viendo un cambio progresivo, sobre todo en profesionales que trabajan en áreas donde la renovación y la incorporación de nuevos conocimientos es más rápida. En muchos casos para seguir siendo valiosos en el mercado, no pueden esperar a que el sistema formal de educación o incluso de la empresa se ponga en marcha para dar una respuesta a su necesidad. Necesitan respuestas más ágiles y adaptadas y esto hace que ellos busquen otras soluciones, no esperan a que les convoquen a una formación para aprender lo que precisan.


Vamos a ayudar un poquito a las empresas que puedan andar perdidas: ¿Cómo pueden saber cuando es el momento oportuno para apostar por una formación, y cómo pueden detectar qué formación es la adecuada para impartir? 

Cada compañía tiene sus circunstancias, prioridades y estrategia, no creo que se pueda dar una respuesta válida para todos. En todo caso empezaría por preguntarme cuáles son los retos del negocio desde el punto de vista de personas. Qué habilidades, actitudes y conocimientos es preciso incrementar / incorporar para que actúen como palanca de los objetivos del negocio. A partir de ahí, cómo se trabajen es clave, y para ello hay que estar muy pegado a la realidad de cada colectivo sin perder de vista cuáles son las prioridades estratégicas. Con esto, tendría en cuenta el impacto en el negocio, la complejidad de la solución y esfuerzo en términos de recursos para comenzar a priorizar proyectos y decidir el momento adecuado.


Y para finalizar, nuestra pregunta imprescindible. ¿Qué es para ti innovar? 

Al hilo de lo que comentábamos antes, para mí la innovación parte de una actitud inconformista, de cuestionamiento y curiosidad por encontrar la forma de aportar valor a través de una solución o mejora. El proceso puede ser incremental, modificando algún aspecto del proceso, servicio, producto… o más rupturista, replanteando de cero la solución, pero en ambos casos para mi es clave la sencillez y utilidad del resultado. Sin esto, la innovación se puede quedar en un mero ejercicio creativo.

La IA y el Machine Learning contriburián al cambio en el aprendizaje. Entrevista a @sgcarretero Clic para tuitear

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *