Parece que como el cine está tan caro estamos empeñados en recrear películas en nuestra propia empresa. Y todo es muy entretenido cuando lo vemos a través de la gran o la pequeña pantalla, pero no es tan divertido vivirlo en primera persona. Si tu empresa fuera una película, ¿de qué género sería?


Acción-Aventura

Si tu empresa fuera una película, ¿de qué género sería?

¡Mi género favorito! Muchas sorpresas, mucha acción, muchos giros de guión, querer alcanzar un objetivo cuando el camino no está tan claro y eso te lleva a vivir emocionantes aventuras… claro que cuando lo vives en tu empresa estas aventuras no son tan emocionantes. Cuando cada semana el objetivo de tu empresa es diferente (si es que existe), cuando trabajas sin saber a dónde vas o de donde vienes, cuando cada día tienes 10 fuegos que apagar… Entre aventura y aventura, Indiana Jones pasaba unos meses dando clases en la tranquilidad de su universidad, que hay una diferencia entre salir de la zona de confort, y entrar en la zona del caos absoluto.

Terror

Si tu empresa fuera una película, ¿de qué género sería?

¿Tu empresa da verdadero pánico? Seguro que luego te burlas del protagonista cuando escoge la decisión que lo llevará a una muerte lenta y dolorosa (el camino menos seguro, bañarse en el lago tenebroso de noche, subir a la 2ª planta de la casa encantada, o sugerir un “¡separémonos!”). ¿Pero qué decisión estás tomando tú para “exorcizar” tu empresa? Échale un vistazo a Zeppelean. ¡Como agua bendita!

Romántica

Si tu empresa fuera una película, ¿de qué género sería?

¿Sabéis cuál es el gran secreto para una buena película de amor? ¡Un amor imposible! Cuando todo es perfecto para tener una relación ideal excepto ese detalle que lo complica todo: Dos familias enemistadas, dos posiciones sociales incompatibles, ella es una sirena y él un humano… Hay gente que traslada esto a su puesto de trabajo “Es que mi trabajo sería perfecto si no fuera por…” (generalmente en ese hueco va “mi jefe”, pero que cada uno ponga lo que quiera).

¿Cuántos de nosotros no ha dicho alguna vez “me plantearía abandonar mi trabajo, pero es que el ambiente con los compañeros me gusta aunque odie todo lo demás”? ¿O “es que me encanta lo que hago pero la falta de liderazgo me está matando?”

¿Sabéis qué? No todas las películas de amor tienen final feliz. De hecho en muchas acaban todos muertos. ¡Demuestra a tus empleados que los quieres!

Melodrama

Soy un gran fan del melodrama. Y es que las exageraciones sin sentido me hacen reír. Los llantos exagerados, los decorados sobrecargados, los gritos mal actuados… Cualquier ridiculez es suficiente para montar una gran discusión con gritos, lágrimas y salidas dramáticas. Claro, que cuando trasladamos esto a la empresa deja de ser tan entretenido. Cuando cualquier tontería es urgente, cuando cualquier email del jefe nos produce ansiedad, cuando nos cae una bronca innecesaria… No, las empresas melodramáticas no son tan entretenidas como en el cine.

Si tu empresa fuera una película, ¿de qué género sería? #RRHH Clic para tuitear

Histórica

¡Nos encantan las películas históricas! Esos peinados que desafían a la gravedad, esos vestidos confeccionados… de hecho hay muchas empresas en las que solo falta cambiar el vestuario de los empleados para que sean 100% empresas del siglo XVIII, ya que las políticas y las metodologías de empresa están más acordes con el rococó y el neoclasicismo que con las metodologías de una empresa del siglo XXI. Puede que alguna de estas empresas todavía estén pagando el diezmo y por eso no pueden permitirse invertir en la felicidad de sus empleados.

Ciencia-ficción

Si tu empresa fuera una película, ¿de qué género sería?

También tenemos el caso contrario: Empresas que se creen tan modernas como una nave espacial que acaba de abandonar la República de los 12 Planetas. Pero al igual que pasa con la ciencia ficción, al final es todo mentira. De nada sirve tener la última tecnología si no tienes la mentalidad necesaria para aprovecharla.

Zombis

Algunos empleados acuden a su trabajo como si fueran verdaderos zombies o robots. Nada de proactividad, ninguna decisión tomada, cero interactividad… ¿Sabes que un empleado desmotivado produce la mitad de valor que uno motivado? Y este virus no se contagia mordiendo, pero sí es altamente contagioso. Una empresa que este tipo de zombies da más miedo que una película de muertos vivientes. ¡Motiva a tus empleados!

Da igual cómo empiece tu película, puedes solucionarlo. ¿Quieres que tu película tenga un final feliz? Échale un vistazo a Zeppelean.

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *