Seguimos con nuestro seguimiento al precio oculto de las empresas. Empezamos con el precio oculto de la alta rotación  y ahora es el turno del precio de la mala comunicación interna, porque sí, la mala comunicación en la empresa también está afectando a tus ganancias mensuales y anuales.

El precio de la mala comunicación interna: Malentendidos

La primera gran consecuencia de la mala comunicación son los malentendidos. ¿Cuántas veces hemos realizado una determinada tarea para que finalmente nos digan que no era eso lo que se esperaba? No solo hemos perdido tiempo (tiempo que supone un desembolso para la organización) realizando esa tarea, sino que tenemos que dedicar más tiempo todavía a corregirla o hacerla de nuevo. Haber realizado a tiempo el ejercicio de dejar perfectamente claro por ambas partes cuáles eran las expectativas del proyecto hubiera sido mucho más eficiente.

El precio de la mala comunicación interna Clic para tuitear

Los malentendidos pueden ser mucho más frecuentes de lo que uno pueda pensar. ¿Qué ocurre con ese empleado que continuamente obtiene bajas calificaciones en sus evaluaciones de desempeño? ¿Te has preguntado si ese empleado sabe que es lo que se espera de él? Quizá él cree erróneamente que está desempeñando bien su trabajo y nadie ha dedicado tiempo a decirle que no es así, que las expectativas que él cree que tienen de él no son las correctas. Y si un empleado no tiene claros sus objetivos, la culpa no es suya, es de la organización. ¿Cuánto dinero está perdiendo la organización por cada empleado si no le indican qué se espera de él?

Si un empleado no tiene claros sus objetivos, la culpa es de la organización Clic para tuitear

Herramientas gamificadas como Zeppelean ayudan a dejar claros los objetivos clave de cada empleado y al medir de forma recurrentepodemos detectar problemas a tiempo para corregirlos.

El precio de la mala comunicación interna: Incertidumbre

Pero el despilfarro de la mala comunicación no termina en el dinero que pierdes por repetir o corregir proyectos y tareas, va mucho más allá. Esto tiene una grave consecuencia: la incertidumbre. Si tus trabajadores están desempeñando una tarea y no saben muy bien si están haciendo lo que se espera de ellos (ya sea por falta de información o porque se trata de una situación habitual) va a producirles un sentimiento de incertidumbre que acabará agotándolos mentalmente y desmotivándolos. La desmotivación también cuesta mucho dinero a la organización, el valor que aporta a la empresa un empleado desmotivado es la mitad del valor que aporta un empleado motivado.

Esta incertidumbre se puede reducir con un sistema de feedback que te informa de forma recurrente de tu progreso alcanzando objetivos, de esta forma un empleado sabe si está por el camino correcto para seguir igual, o si debe corregir y mejorar. Este sistema de feedback es una de las bondades que aporta la gamificación, y puedes encontrarlo en herramientas como Zeppelean.

el precio de la mala comunicacion interna

El precio de la mala comunicación interna: El desperdicio del talento

¿Sabes quién conoce mejor que nadie los procesos de tu organización? Tus empleados. Ellos tienen la clave de la mejora de esos procesos porque trabajan con ellos día a día. El problema es que no se les escucha porque pocas empresas fomentan una comunicación abierta entre empleados y la dirección (o lo que es peor, muchas empresas creen que sí la fomentan pero en realidad no lo hacen). No escuchar a tus trabajadores limita las posibilidades de crecimiento de tu organización. El talento sin compromiso es inutil, y no puedes fomentar ese compromiso sin comunicación con y entre los empleados.

No escuchar a tus trabajadores limita las posibilidades de crecimiento de tu organización. Clic para tuitear

En definitiva, se calcula que una mala comunicación en la empresa puede suponer unas pérdidas del 15% en la organización. Un 15% es un número altísimo, ¿No compensa invertir en herramientas y sistemas que ayuden a tener claros los objetivos y que generen feedback continuo a los empleados?  

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

9 comentarios en “El precio de la mala comunicación interna

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *