Estamos viviendo una época histórica donde podemos acceder a una cantidad abismal de información, pero donde el problema está en la credibilidad de esa información que recibimos. Mucho se habla sobre las “fake news” (noticias falsas de carácter sensacionalista para influir en la opinión), los “deep fakes” (video-montajes y fotomontajes hiper realistas con famosos y políticos), y los gurús “expertos” que finalmente venden humo. Pero hay un grupo de profesionales que todos estos problemas de credibilidad no les pilla de nuevas: Los profesionales de los recursos humanos que llevan años enfrentándose a currículums maquillados o directamente inventados. Si el blockchain es la esperanza de la credibilidad, ¿puede ser también el blockchain el futuro de los procesos de selección?

¿Pero qué es el blockchain?

Al escuchar la palabra blockchain puede que os venga a la cabeza el bitcoin. El bitcoin es una criptodivisa que utiliza este sistema, pero no se limita a esta divisa, sino que el sistema tiene muchos más usos.

El blockchain es una metodología para registrar información de forma descentralizada. La información la registramos todos, pero al mismo tiempo no la posee nadie, eliminando así a los intermediarios. Y además una vez la información entra a formar parte de ese registro ya no se puede modificar ni eliminar. Como todo el mundo tiene una “copia” de esa “libreta”, automáticamente se detectan las incoherencias entre las “libretas”. Y si una “libreta” se borra el sistema se mantiene porque siguen habiendo muchas más libretas en la red. Esto hace que este sistema sea seguro, fiable, rápido y económico.

¿No te has enterado? No normal. El blockchain no es un concepto fácil de entender. Por suerte Gina Tost explica de forma muy sencilla en qué consiste el Blockchain en este vídeo.

El blockchain en los procesos de selección.

Según un estudio de Office Team, el 46% de los encuestados conoce a alguien que ha exagerado o inventado datos en su currículum, especialmente en lo relacionado a la experiencia y los estudios. Esto resulta un problema para los seleccionadores, que deben o asumir riesgos en la contratación o dedicar tiempo y esfuerzos a la verificación de los datos del currículum.

Esto podría solucionarse con la tecnología blockchain. Imagina una base de datos accesible fácilmente donde están registrados todos los certificados educativos de una persona, o todos los empleos que ha tenido, especificando el puesto y el tiempo exacto que ha trabajado. Algo similar al informe de vida laboral pero más completo y aplicado también a la formación.

¿El blockchain acabará con el currículum y con Linkedin? #Blockchain y #RRHH Clic para tuitear

Pero en este caso, en lugar de ser el gobierno el que da credibilidad al documento de vida laboral, sería el propio blockchain, ya que lo que pretende esta metodología es eliminar intermediarios y crear una red de nadie pero de todos.

Como una vez introducidos los datos del blockchain ya no se pueden editar ni eliminar, esos datos siempre van a estar ahí. Y si los que introducen estos datos son las instituciones y las empresas no habría posibilidad de inventar datos nuevos. De hecho el MIT ya está experimentando con blockchain con su “diploma digital”.

¿Y qué pasa con la privacidad y el blockchain?

Quizá a muchos no les haga demasiada gracia que todos estos datos sean accesibles, y están en su derecho. Pero los datos del blockchain pueden ser anónimos. En lugar de buscarte por tu nombre podrían buscarte por un número identificador y por lo tanto solo acceder a tu información si antes les has facilitado ese número. En caso contrario, entrarías al registro y verías millones de entradas pero no sabrías a quién corresponde cada una.

De todos modos la privacidad y el blockchain siguen siendo un problema porque las tendencias actuales tiran hacia lados opuestos. Por un lado la legislación europea se pone estricta con la privacidad de los datos y el derecho al olvido, pero la tecnología avanza hacia el camino contrario. De hecho, expertos en tecnología e información como Enrique Dans son bastante críticos con el tema, afirmando que el derecho al olvido no tiene sentido en el mundo hiperconectado al que nos dirigimos, y que perdernos uno de los mayores avances tecnológicos de la historia por este derecho sería un error.

El blockchain sigue siendo una tecnología en pañales y aun no hemos podido sacarle todo su jugo, pero si otras industrias ya planean reinventarse con las posibilidades que ofrece, ¿porque no iba a hacerlo Recursos Humanos?

¿El blockchain acabará con el currículum y con Linkedin? #Blockchain y #RRHH Clic para tuitear

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *