Ya hemos hablado anteriormente en el blog sobre el coste de la desmotivación en la empresa, incluso os hemos explicado qué hacer con los empleados desmotivados, pero ¿qué causa la desmotivación en los empleados? Vamos a analizar las cuatro causas de desmotivación en los empleados.

Existen cuatro causas que propician la aparición de la desmotivación en los trabajadores:

Primera causa de desmotivación: falta de feedback

La falta de feedback es el factor más peligroso de todos, pero no lo decimos nosotros, las estadísticas apoyan nuestra afirmación. ¿Sabes que el 78 % de los empleados que abandonan su empresa lo hacen porque se sienten poco valorados por sus empresas? No es de extrañar que un trabajador que seguramente empezó de forma eficiente y profesional pierda el interés por desempeñar bien su trabajo con el tiempo si ve que nadie aprecia su esfuerzo. El trabajador se quema… hasta que se consume.

Sin feedback, el trabajador se quema hasta que se consume Clic para tuitear

No hay excusa que valga: con lo fácil que es a día de hoy implantar un sistema de reconocimiento automático como el que tiene Zeppelean, es un crimen y un desperdicio que las empresas no cuiden ese aspecto de su área de Recursos Humanos, ya no solo para evitar los costes que genera una alta rotación, sino porque de ninguna manera conseguirán atraer talento a la empresa.

Segunda causa de desmotivación: falta de objetivos

Si bien es cierto que hay personas que son un poco más despistadas o que se dejan las tareas siempre para última hora, la falta (o el constante cambio) de objetivos por parte de la empresa es otro de los factores que más desmotivan a los trabajadores. Seguro que alguna vez has tenido un montón de tareas pendientes y, por falta de conocer realmente la urgencia y la relevancia que tenían, has perdido el tiempo o lo has invertido en otras tareas menos prioritarias. ¡Si es que nos pasa a todos! La falta de objetivos nos dispersa y frena (aún más) nuestra proactividad.

No hay nada más frustrante que trabajar durante horas en un proyecto que luego ha acabado en la basura porque la empresa ha decidido cambiar el foco a última hora o hacerlo todo deprisa y corriendo a última hora cuando se ha tenido tiempo de sobra. Define unos objetivos S.M.A.R.T. a corto plazo con tus trabajadores y acompáñales durante el trayecto a completarlos, te lo agradecerán.

Tercera causa: falta de progreso

Muy común entre mandos intermedios, los mandos más abandonados en las empresas. Quedarse estancado (o peor, verse estancado) mientras otras personas de tu alrededor prosperan puede ser también muy frustrante y puede llegar a desanimar a cualquiera. Es tarea de la empresa ayudar a progresar a aquellos tengan aspiraciones dentro de la compañía, los llamados “intraemprendedores”.

Es responsabilidad de la empresa ayudar a progresar a los intraemprendedores Clic para tuitear

Ojo, que puede darse el caso de que esa persona no perciba su progreso porque los procesos en las empresas tienden a ser lentos, también es un acierto hacerle ver al trabajador como cada vez está más cerca de su meta individual. Seguro que sentarnos con él y plantear un plan de carrera profesional dentro de la empresa lo mantiene motivado a largo plazo.

Cuarta causa: falta de reto

Aunque nos hayan dicho que lo que de verdad nos satisface es estar tumbados en el sofá de casa sin hacer nada durante todo el día, lo cierto es que la psicología dice lo contrario: disfrutamos cuando nos enfrentamos a un reto, pero este tiene que estar perfectamente equilibrado con nuestras habilidades.

Si has detectado una caída en la motivación de tu equipo, sobre todo entre aquellos trabajadores más ambiciosos, quizá es porque su trabajo ya no les supone una dificultad y les aburre o les permite “relajarse”, obteniendo unos resultados más mediocres lo que podría conseguir.

Estos cuatro factores pueden resolverse con Zeppelean, la plataforma de evaluación continua que te permite fijar objetivos y planes de acción con tus empleados, visualizar su progreso de forma individual o por departamentos y recompensar a tus empleados TOP. Al reducir la desmotivación, conseguiremos que se mejore el clima laboral de la empresa y que los trabajadores vengan al trabajo motivados y se vayan a sus casas contentos cada día.

En resumen, si notas que tus trabajadores han perdido el entusiasmo por su trabajo de forma permanente y no hago puntual (todos podemos pasar una mala racha), plantéate renovar tu sistema de motivación dentro de la empresa por uno que incluya los siguientes elementos: feedback, objetivos, progreso y reto.

¿Tienes alguna aportación? Nos encantaría escuchar tu experiencia. ¡Déjanos un comentario!

Imagen de Freepik

María Tatay

Traductora de profesión y comunicadora por vocación. Aporto un poco de la magia de los videojuegos a la vida real a través de @BePrisma_.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *