Al director de CutreInc S.L

Querido director de CutreInc S.L, le escribo esta carta para comunicarle que estoy hasta las narices de las políticas de reconocimiento en esta empresa, y que después de tres meses haciendo un excelente trabajo voy a pasar a ser un mediocre miembro más dentro de su mediocre plantilla (que es mediocre porque usted se lo ha buscado).

Llevo tres meses haciendo horas de más, actuando de forma muy proactiva, cuidando hasta el mínimo detalle en cualquier tarea que desempeño… ¿y qué he recibido a cambio? ni un solo mensaje de felicitación, ningún tipo de reconocimiento, absolutamente nada. ¿Sabe qué voy a hacer a partir de ahora? Seré la primera persona que cruzará por la puerta cuando el reloj marque las 18:00, haré lo mínimo que tenga que hacer para no ganarme un despido, y al mínimo problema me lavaré las manos.

Creo que usted sabe que yo no era así (y probablemente el resto de empleados tampoco fueron así en su día, ahora empiezo a entenderlo todo), pero usted se lo ha buscado.  A usted le encanta pillar a la gente haciendo las cosas mal, pero no sabe que igual de importante es pillar a la gente haciendo las cosas bien. La excelencia y el talento se tienen que cuidar. Tener talento en la empresa y no aprovecharlo es lo mismo que no tener talento en la empresa.

Te tengo calado, sé lo que estarás pensando “Este tío quiere más dinero”, pero no, no estoy pidiendo un bonus económico ni un aumento de salario, solo estoy pidiendo reconocimiento por el esfuerzo que estoy haciendo. Y en la era digital ya no hay excusa, es tan fácil como enviarme un email, un whatsapp, un sistema gamificado, o dejarme un simple post-it sobre la mesa.

¡Escuche! Quizá yo no era perfecto, quizá yo tenía áreas de mejora y por eso no recibía ese reconocimiento que creo que merezco. ¿Pero sabe qué? Si ese fuera el caso y me hubiera dicho en algún momento “me encanta esto de ti pero creo que deberías mejorar en este y este aspecto”, hubiera sido el primero en ponerme las pilas para mejorar y perseguir la excelencia.

Mi productividad estaba por las nubes, no me inventaba enfermedades para ganar un día libre, y me he interesado en preescribirte a nuevos clientes y a profesionales de primera categoría, pero como veo que te da exactamente igual, no te preocupes, que a partir de ahora también me dará igual a mí.

Firmado:

Un empleado de CutreInc S.L

Querido jefe: a partir de hoy seré un empleado mediocre más Clic para tuitear

Ningún empleado te va a escribir esta carta, pero eso no significa que no hayan pasado por esta situación. Adelántate, cuida el talento y fomenta la excelencia y la mejora continua con Zeppelean.

Jaime Grau

Fabricante de experiencias y cazador de innovaciones. Siempre jugando, siempre aprendiendo. Diseñador de juego y co-fundador de Prisma y Zeppelean.

7 comentarios en “Querido jefe: a partir de hoy seré un empleado mediocre más

  1. Huete decía, la empresa tiene los «empleados terroristas» que se merece. «La empresa tiene los sindicatos que se merece». Con buenas prácticas de gestión de talento, nada de esto pasaría.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *