En pleno siglo XXI todavía siguen existiendo directivos que no ven valor a los beneficios de invertir en la felicidad del empleado, o bien porque creen que suponen un gasto económico muy alto para la empresa o, en el peor de los casos, porque creen que no es necesario hacerlo, pero nada más lejos de la realidad. ¿Todavía no sabes por qué deberías invertir en la felicidad de tus empleados? Vamos a ver por qué.

Lo primero que debes saber es que la infelicidad le cuesta dinero a la empresa. Incluso podrías calcular cuánto te está costando al año exactamente: ¿Cuántos trabajadores se han ido este año de tu empresa? ¿Cuánto tiempo (y dinero) te ha costado encontrar otras personas que ocupen su puesto? ¿Y cuánto tiempo les costará a ellas aprender todo lo necesario para desempeñar su función correctamente? ¿Cuáles fueron las consecuencias del último problema de comunicación de la empresa o de la última petición de última hora de un cliente o directivo caprichoso? ¿Cuántos empleados tienes que están mirando el reloj desde la hora de comer para salir disparados hacia sus casas? Suma y sigue.

Parece que sí que existen buenas razones para invertir en la felicidad del empleado, veamos los 5 beneficios al detalle.

Invertir en la felicidad del empleado es invertir en employer branding

¿Por qué iba a abandonar un empleado una empresa donde el salario es justo, el clima laboral es bueno y la empresa se preocupa de tu bienestar? Un trabajador feliz y motivado no siente la necesidad de buscar otro trabajo en otra empresa. Y con eso, no solo fidelizamos al trabajador, sino también su conocimiento, la confianza generada en los clientes y las horas de formación recibidas en la empresa.

Un trabajador feliz y motivado no siente la necesidad de buscar otro trabajo en otra empresa. Clic para tuitear

Invertir en la felicidad del empleado es invertir en relaciones públicas

Todas las empresas están preocupadas por aumentar sus ventas, entonces, ¿a qué empresa no le gustaría ampliar su red de comerciales? Pues cuando cuidas a los empleados sucede exactamente eso. Un trabajador feliz y motivado no dudará en recomendar los productos que ofrece su empresa si alguien de su círculo de amigos y familiares tiene alguna necesidad. Las oportunidades de venta generadas a través de un referido o contacto multiplican las posibilidades de compra en un futuro cliente.

Un trabajador feliz y motivado no dudará en recomendar los productos de su empresa entre su círculo Clic para tuitear

Invertir en la felicidad del empleado es invertir en captación de talento

Al igual que un trabajador habla bien de los productos de la empresa, un trabajador feliz y motivado también atrae a más talento de su alrededor. Si el empleado está contento con las condiciones de trabajo y el clima laboral, contará a sus contactos las ventajas de trabajar para esta empresa y seguro que atrae a más de un curioso que puede convertirse posteriormente en posible talento de la empresa. Con esto conseguimos un doble compromiso de ambos trabajadores: por un lado, el empleado que referencia a un contacto no recomendará a nadie que pueda dejarlo mal de cara a la empresa y, por otro, del empleado que llega, que desea agradar a la empresa y demostrar que vale para el puesto.

Un trabajador feliz y motivado atrae talento a su alrededor Clic para tuitear

Invertir en la felicidad del empleado es invertir en innovación

Leíamos a Lidia Nicolau de Habitissimo en su entrevista donde nos contaba que una de las cosas que mayor impacto ha generado su programa de felicidad entre empleados era la mejora en “la capacidad de detección de necesidades y oportunidades y la capacidad de responder a estas de forma rápida.” Estar felices nos hace más propensos a enfrentarnos a los retos del día a día con buen humor y creatividad, de lo contrario, si un empleado tiene una buena idea pero no está a gusto en el trabajo, no la compartirá con la empresa por simple orgullo.

Ser felices nos hace más propensos a enfrentar el día con buen humor y creatividad Clic para tuitear

Invertir en la felicidad del empleado es invertir en agilidad y productividad

Y por último pero no por ello menos importante, la felicidad también tiene un impacto directo con nuestra forma de trabajar. Un trabajador motivado trabaja más a gusto y, por tanto, aprovecha mejor el tiempo que está en el trabajo: se distrae menos, tiende a ausentarse menos de su puesto o a cogerse bajas laborales con menor frecuencia. La explicación científica de esto la encontramos en la teoría del flow y cómo los juegos pueden convertir el trabajo rutinario en algo mucho más satisfactorio a través del feedback.

¿Quieres invertir en la felicidad de tus empleados y no sabes cómo? Prueba Zeppelean, la primera herramienta para Recursos Humanos que aplica la gamificación.

Como ves, invertir en la felicidad del empleado no solo mejora el área de Recursos Humanos, sino que tiene un impacto positivo de forma trasversal en la empresa. Piensa que las personas están presentes en todos o casi todos los procesos de tu empresa, por tanto, invertir y mejorar en la calidad de vida de tus trabajadores es invertir en sus energías para afrontar los retos del día a día con determinación y una actitud positiva.

Invertir en la felicidad del empleado tiene un impacto positivo de forma trasversal en la empresa Clic para tuitear

María Tatay

Traductora de profesión y comunicadora por vocación. Aporto un poco de la magia de los videojuegos a la vida real a través de @BePrisma_.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *